Sedación consciente

La sedación consciente es una técnica anestésica que permite disminuir la ansiedad o el temor del paciente transportándolo a un placentero estado de relajación. La realiza un médico anestesiólogo que además controla todas las constantes del paciente (tensión arterial, frecuencia cardiaca etc.). A través de una vena de la mano se introduce la medicación necesaria para que el paciente quede tranquilo, relajado e incluso pueda quedarse dormido, pero siempre respondiendo a las órdenes del odontólogo, ya que no es una anestesia general.

Otro efecto beneficioso de la sedación es que el paciente no tendrá recuerdo de lo sucedido gracias a la acción de los medicamentos utilizados. También podemos administrar vía endovenosa analgésicos y antiinflamatorios que empezarán a actuar antes que el paciente abandone la clínica, evitando así desde el primer momento la aparición de dolor postoperatorio.

Una vez finalizado el proceso se revierten los efectos de la sedación y el paciente podrá regresar a su casa en perfectas condiciones acompañado de otra persona.

Las indicaciones de la sedación consciente son varias:

  • Personas con fobia o temor al dentista
  • Procedimientos de larga duración que requieren múltiples visitas a la clínica dental y que con sedación pueden realizarse en una única sesión
  • Para todo aquel que desee un grado de confort añadido en su visita al dentista

Actualmente disponemos de los medios necesarios para evitar el dolor y el miedo ante cualquier tipo de tratamiento odontológico, por lo que consideramos que ninguna persona debería dejar de acudir al dentista por ese motivo.

Los comentarios están cerrados.